Frases célebres de Leonardo da Vinci

Las frases célebres de Leonardo da Vinci han pasado a la historia debido a su sabiduría.

A pesar de tener más de 500 años de antigüedad, sus enseñanzas siguen siendo útiles en los tiempos actuales.

Citas de Leonardo da Vinci

Frases célebres de Leonardo da Vinci

Hace más de 500 años, hubo un hombre que visualizó cómo la tecnología podría cambiar el mundo. Diseño máquinas voladoras, una especie de vehículo blindado de combate, un panel solar, un totalizador, un doble casco y también describe en una teoría rudimentaria el funcionamiento de las placas tectónicas.

Además de todo esto, ¿Sabías que Leonardo da Vinci también creó una gran cantidad de frases célebres?

Este hombre no era solo un geek o un friki de la tecnología según los términos de hoy, fue artista, estudiante de filosofía, fisiología y también de humanidades. Sabía que la ciencia sin la espiritualidad era simplemente jugar sin un propósito o significado útil.

El ingeniero Leonardo, el creador de «La última cena» y también de «La Mona Lisa», había creado bocetos de una tecnología muy avanzada para su época, pero además de eso, también había creado conceptos filosóficos y una espiritualidad muy avanzada incluso para los tiempos actuales.

Estas son algunas de las frases célebres de Leonardo da Vinci más profundas:

Citas de da Vinci

La ciencia más útil es aquella cuyo fruto es el más comunicable.

Aquel que no castiga la maldad ordena que se haga.

La simplicidad es la máxima sofisticación.

Aquel que más posee, más miedo tiene de perderlo.

Quien de verdad sabe de qué habla, no encuentra razones para levantar la voz.

No hay consejo más leal que el que se da desde una nave en peligro.

La ciencia más útil es aquella cuyo fruto es el más comunicable.

La amenaza es el arma del amenazado.

Verdaderamente, el hombre es el rey de los animales, pues su brutalidad supera a la de estos.

No he perdido ante la dificultad de los retos, sino contra el tiempo.

Admiro aquellos que pueden sonreír en la adversidad.

Una pequeña verdad es mejor que una gran mentira.

Fija tu rumbo a una estrella y podrás navegar a través de cualquier tormenta.

Es un gran error hablar bien de un hombre inútil, tanto como hablar mal de un buen hombre.

Es un hecho reconocido que percibimos errores en el trabajo de otros más fácilmente que en el nuestro.

Quien desee ser rico en un día, será ahorcado en un año.

Desperté solo para descubrir que el resto del mundo todavía estaba dormido.

El mayor engaño que sufren los hombres proviene de sus propias opiniones.

Aquellos que, en el debate, apelan a sus calificaciones, argumentan desde la memoria, no desde la comprensión.

Nada fortalece la autoridad tanto como el silencio.

Date cuenta de que todo se conecta con todo lo demás.

Un humano promedio mira sin ver, escucha sin oír, toca sin sentir, come sin probar, se mueve sin conciencia física, respira sin percibir olor o fragancia y habla sin pensar.

El tiempo es suficientemente extenso para aquellos que lo usan bien.

Fráses de Leonardo da Vinci sobre la educación

El placer más noble es el júbilo de comprender.

Nuestras mayores tonterías pueden ser muy sabias.

La cegadora ignorancia nos confunde. ¡Oh miserables mortales, abrid los ojos!

Como el hierro se oxida por falta de uso, también la inactividad destruye el intelecto.

La sabiduría es hija de la experiencia.

Quien piensa poco, se equivoca mucho.

La vida ocupada resulta larga.

Todo conocimiento comienza por los sentimientos.

Son vanas y están plagadas de errores las ciencias que no han nacido del experimento, madre de toda certidumbre.

Estudiar sin deseo arruina la memoria, y no retiene nada de lo que absorbe.

Es un alumno pobre el que no va más allá de su maestro.

El que ama la práctica sin la teoría es como el marinero que sube a bordo sin timón ni brújula y nunca sabe dónde acabará.

Igual que un reino dividido cae, la mente dividida entre muchos temas se confunde y se destruye a sí misma.

La pasión intelectual expulsa la sensualidad.

Citas de Da Vinci sobre el amor

El que no valora la vida no se la merece.

Reprende al amigo en secreto y alábalo en público.

La vida sin amor, no es vida en absoluto.

Cuando no puedes hacer lo que quieres, quieres lo que puedes hacer.

Cuanto más profundo es el sentimiento, mayor es el dolor.

El matrimonio es como meter la mano en una bolsa de serpientes con la esperanza de sacar una anguila.

Las mentiras no resuelven los problemas, solo los empeoran, así que los mentirosos vayan con cuidado.

Llegará un momento en que los hombres consideren el asesinato de animales como ahora ven el asesinato de hombres.

Una ola nunca se encuentra sola, sino que se mezcla con las otras olas.

Igual que un día de provecho trae un sueño feliz, una vida de provecho trae una muerte feliz.

Uno no tiene derecho a amar u odiar algo si no ha adquirido un conocimiento profundo de su naturaleza. El gran amor surge del gran conocimiento del objeto amado, y si lo conoces muy poco podrás amarlo solo un poco o nada.

Frases de Leonardo da Vinci sobre el arte

Los hombres geniales empiezan grandes obras, los hombres trabajadores las terminan.

La belleza perece en la vida, pero es inmortal en el arte.

La pintura es poesía muda; la poesía pintura ciega.

Una obra de arte nunca se termina, solo se abandona.

Si el pintor desea ver bellezas que le encanten, le corresponde a él crearlas, y si desea ver monstruos que espantosos, ridículos o realmente lastimosos, él es el amo y señor de ellos.

El peor mal que se puede hacer un artista es creer que su obra debería parecer buena a sus propios ojos.

El pintor producirá imágenes de poco mérito si toma las obras de otros como su estándar.

Es mejor imitar el trabajo antiguo que el moderno.

Dios nos vende todas las cosas al precio de la mano de obra.

Un pintor debe comenzar cada lienzo con un baño de negro, porque todas las cosas en la naturaleza son oscuras, excepto cuando están expuestas por la luz.

El arte es la reina de todas las ciencias, comunicando el conocimiento a todas las generaciones del mundo.

El pintor tiene el Universo en su mente y en sus manos.

Un poeta sabe que ha alcanzado la perfección, no cuando no le queda nada por añadir, sino cuando ya no le queda nada por quitar.

El artista ve lo que otros solo intuyen.

Si te ha gustado saber sobre Leonardo da Vinci y sus inventos, tal vez también te interese conocer la biografía de este gran genio del Renacimiento. Haz clic en el siguiente enlace para saber más.