La infancia de Picasso

Todos los grandes artistas tienen un origen que los llevó a ganar un increíble talento. A continuación, podrás conocer en profundidad sobre a infancia de Picasso.

Infancia de Pablo Picasso

Picasso nació el 25 de octubre de 1881. Su nombre completo era Pablo Diego José Francisco de Paula Juan Nepomuceno Cipriano de la Santísima Trinidad Ruiz Picasso. Era el primogénito de un pequeña familia burguesa de Málaga, ciudad donde creció junto a sus padres y sus dos hermanas pequeñas.

Pablo Picasso admiraba mucho a su padre Jose, el cual era pintor. Debido a que quería imitarlo, Picasso pasaba el tiempo en su taller observándolo durante horas. Con 5 años, ya empezó a dibujar de forma compulsiva todo lo que veía en su mundo.

A Picasso le encantaban los retos. Para impresionar a la gente hacia cosas como dibujar un burro o un perro de un solo trazo y sin levantar el lápiz del papel.

El padre que notó rápidamente el talento de su hijo, no tardó en tenerlo bajo su tutela convencido de que se convertiría en un gran pintor.

Aquí podemos ver un dibujo que Picasso dibujó con tan solo 8 años sobre una corrida de toros que recientemente había visto con su padre. Vemos que el nivel de detalles, movimiento y trazos ya tenían un nivel muy superior al de cualquier niño de su edad.

primer dibujo de Picasso

El amor que Picasso sentía por el mundo taurino era notable. Aquí podemos ver su primera pintura al óleo a la misma edad de 8 años. Un torero al que tituló «El pequeño picador amarillo».

El pequeño picador amarillo

el pequeño picador picasso

En 1891, la familia de Picasso sufría de problemas económicos, por lo el padre de familia decidió aceptar un puesto de profesor de dibujo en el otro extremo de España, por lo que con 10 años, Pablo se mudó la Coruña.

Esto fue un cambio que le causó un gran impactó, pues cambiar las soleadas calles de Málaga por las lluviosas de la Coruña y además dejar a sus amigos atrás, le trajo una gran sensación de melancolía. Picasso no tuvo más remedio que usar el arte como forma de refugio aumentando la producción y variedad en sus dibujos, lo que aceleró en gran medida su nivel técnico.

Con 14 años, debido a que ya había alcanzado un alto nivel de dibujo, su padre le pidió que terminara de pintar uno de sus cuadros. Picasso, realizó aquel trabajo con una rapidez y maestría propias de un genio.

Se dice que el padre viéndose impactado por la maestría de su hijo el cual le había superado a una edad muy temprana, decidió entregarle su paleta y sus pinceles con la esperanza de que su hijo consiguiera lo que él no había logrado nunca, convertirse en un pintor exitoso.

En 1895, la familia de Picasso se mudó esta vez a Barcelona, debido a otra oferta de trabajo del padre de familia. Jose matriculó a su hijo en la prestigiosa escuela de artes donde él mismo estaba enseñando. Siendo Picasso ahora el más joven de la escuela y a la vez el más talentoso.

Un año después, a la edad de 15 años, Picasso sentía que ya no tenía nada que aprender. Pensó que era el momento de darse conocer y para eso pintó su primer cuadro serio, un cuadro sobre la primera comunión.

La primera comunión de Picasso

La infancia de Picasso

Debido a la maestría que mostró en esta obra, Picasso recibió una medalla de honor en la exposición nacional de bellas artes, algo que nunca antes se había conseguido a una edad tan temprana. Este gran logro lo llenó de aplausos y se convirtió en un gran orgullo para su familia y su padre.

Si te ha gustado leer sobre la infancia de Picasso y te gustaría conocer más sobre su biografía completa, haz clic en el siguiente enlace.