La rutina de Leonardo da Vinci y su sueño polifásico

Muchos de nosotros a menudo nos hemos preguntado una forma de mejorar nuestra rutina diaria para ser más productivos en nuestras vidas. Una forma de obtener ideas, es fijarnos inmediatamente en las rutinas de las personas famosas y exitosas. De entre todos ellos, destaca la rutina de Leonardo da Vinci y su sueño polifásico, la cual es una de las rutinas menos comunes del mundo.

¿Cuál era la rutina diaria de Leonardo da Vinci?

La rutina de Leonardo da Vinci y su sueño polifásico

Leonardo usó una rutina de sueño polifásico para estructurar su día, esto involucraba múltiples cortos periodos de sueño durante todo su horario diario. Estas «micro-siestas» consistían en dormir durante 20 minutos cada cuatro horas del día.

Esto significaba que no había mucho sueño nocturno para él y en total, dormía 2 horas cada 24 horas.

Pará el los días no estaban marcados de la misma manera que están para nosotros. Podríamos decir que nuestros días se reinician mientras dormimos en la noche, pero para Leonardo, sus días no se reiniciaban mientras duerme, sino que se refrescaban casa cuatro horas.

¿Cuál era el horario de Da Vinci?

Da Vinci quería un equilibrio entre el trabajo y la vida, pensaba que optimizar el día para que sintiera que había sido productivo, le causaría un sueño decente.

Mezclado con su horario, el pintor tenía otros tres hábitos diarios que fueron beneficiosos para él y también pueden serlo para nosotros:

  • Llevar un diario: Escribía notas, garabatos, ideas e incluso chistes sobre los acontecimientos de su vida diaria.
  • Autoafirmación: Leonardo al igual que nosotros, estaba lleno de dudas, por lo que escribiría nociones positivas sobre sí mismo y sus logros en su cuaderno. Estos incluyeron «continuaré» y «los obstáculos no me doblan».
  • Atlético: Su interés dentro del cuerpo significaba que él también se tomaba en serio el suyo. El artista siempre prestó atención a su poder mental y en mantener un cuerpo sano y en forma.

Leonardo pudo combinar su rutina de sueño polifásico con estos tres hábitos para darle vida a su productividad. Y gracias a esto, pudo hacer 6 o 10 veces más trabajo que una persona normal.

Leonardo el polimático desenfocado

Pintor, escultor, arquitecto, científico, matemático, geólogo, cartógrafo, ingeniero, inventor y biólogo. Leonardo da Vinci encontró interés en la mayoría de las áreas de la vida.

Fue gracias a que dividió su día en bloques de 4 horas con reinicios de 20 minutos, lo que le permitió desarrollarse en una gran cantidad de disciplinas.

¿Qué es un ciclo de sueño polifásico?

La mayoría de las personas siguen un ciclo de sueño monofásico en el que permanecen despiertos durante gran parte del día y luego intentan dormir 8 horas por la noche. Ocho horas pretende ser la cantidad óptima de sueño para nuestra salud a largo plazo.

Muchas otras personas, en especial en España, siguen un ciclo de sueño bifásico, en el cual incluyen una siesta al mediodía.

Los ciclos de sueño polifásicos son aquellos en los que alguien duerme regularmente más de una vez al día. Estos es algo frecuente en el mundo animal, que en lugar de dormir del tirón como nosotros, tienen micro-siestas a lo largo del día.

La mayoría de las personas necesitan dormir de siete a ocho horas por noche. Los estudios del Reino Unido que abarcan 1.3 millones de personas determinaron que la cantidad óptima es de 7-8 horas. Esto es necesario para el manejo del apetito, el estado mental, la función del sistema, etc.

Por esta razón, se cree que la rutina polifásica de Leonardo da Vinci es para muchos imposible de seguir e incluso perjudicial para la salud. Aunque otros genios de la historia de la humanidad como Tesla, afirman haber seguido la misma rutina que este hombre del renacimiento.

Otras teorías sobre la rutina de Leonardo Da Vinci

Debido a que muchos opinan que seguir una rutina polifásica es imposible, algunos teorizan que Leonardo en realidad si tendría una noche de sueño. Aunque posiblemente su sueño nocturno fuera más corto que el de las personas comunes, luego tomaría siestas de 20 minutos cada cuatro horas hasta la hora de acostarse.

Al hacer esto, el artista habría obtenido el sueño que necesita, incluidos los estímulos para su salud mental y física. Las siestas habrían actuado como una especie de reinicio o actualización, esto le habría ayudado a reiniciarse y a mantener el enfoque en una nueva tarea totalmente distinta a la anterior.

Si te ha gustado conocer la rutina de Leonardo da Vinci y su sueño polifásico, tal vez también te interese leer la biografía completa de este gran genio del Renacimiento. Haz clic en el siguiente enlace para saber más.